imagen del contenido: V TROFEO CONOCE REQUENA JORNADA 33. LA CRÓNICA POR PEDRO ALFONSO GÓMEZ

V TROFEO CONOCE REQUENA JORNADA 33. LA CRÓNICA POR PEDRO ALFONSO GÓMEZ

EL S. C. REQUENA CAE DERROTADO VICTIMA DE SU PROPIO MAL ENDEMICO DE LA TEMPORADA: EL GOL (1-2)

Como si hubiese sido la crónica de una muerte anunciada el Sporting ha vuelto a carecer de gol. Hoy lo ha necesitado más que nunca ante un Ribarroja C. F. que ha venido al “ Tomás Berlanga “ a hacer los deberes de asegurarse matemáticamente la promoción de ascenso y finalmente lo ha conseguido gracias a saber golpear en la línea de flotación del S. C. Requena. Segarra adelantaba a los de la ribera del Túria antes del ecuador de la primera parte y cómo no, su goleador por excelencia esta temporada Lozano se unía a la fiesta marcando el suyo a falta de ocho minutos para el final del encuentro. Jorge acortaba distancias para los albinegros dos minutos después, pero ya no ha servido para poder buscar siquiera un punto salvador que les insuflase aire en la comprimida clasificación para poder seguir dependiendo de ellos mismos. Tras éste duelo el Sporting se ve abocado a depender de un San Antonio de Benagéber C. F. que parece decidido a condenar al histórico equipo requenense al descenso de categoría.

El encuentro de hoy en el coso requenense venía cargado de tensión, porque si el Sporting se jugaba gran parte de su futuro en la categoría el Ribarroja se jugaba el asegurar la promoción que da derecho a jugar el ascenso a Tercera División. Con estos objetivos encontrados y a la vez tan dispares el ambiente se podía cortar como cuchillo en la mantequilla. Un hilo muy fino que con cualquier tijera aunque fuese desafilada pendía de cruzar esa línea roja imaginaria. El cuadro sportinguista sabía que no podía permitirse ni un despiste en este inicio del duelo y han cuidado muy mucho de no perder la compostura ni el sitio en el terreno de juego. Los “ rojillos “ más tranquilos en ese aspecto han intentado imponer ese juego fácil de combinaciones rápidas a partir de tres cuartos de campo hacia arriba y se les veía con más paciencia sobre el verde. Poco a poco y con la confianza que les daba su puesto en la clasificación, sus últimos encuentros los han resuelto holgadamente a base de goles, han ido imponiendo su juego con una situación sobre el verde requenense que les hacía dominar parcialmente la posesión. Los locales por su parte han ido soltando esa tensión cuando han visto que no era imposible conseguir la gesta de al menos poder hacerle daño al segundo equipo más regular del grupo. More remataba con la testa un medido centro de Nico Reyes, su remate centrado lo atrapaba Nacho casi sin dificultad. Pero como las desgracias nunca vienen solas y tras avisar en un par de ocasiones por banda derecha de su ataque, a la tercera ha llegado la vencida. Sinis se volvía a zafar de su par y al llegar a línea de fondo servía el llamado pase de la muerte a Segarra, éste en el área pequeña, para que fusilase de cerca y a media altura a Ion. El estadio ha enmudecido con el gol ribereño, la parroquia sportinguista sabedora de la situación no ha despegado ni una viendo lo que muchos domingos ha vivido en este escenario, pero el equipo se ha puesto manos a la obra para tratar de no perder el tiempo lamiéndose las heridas. Tras el palo recibido como no podía ser de otra manera el Sporting ha remado para tratar de paliar el desastre y ha empezado a enseñar los dientes a su rival y con ello decirles que la cosa no iba a ser un camino de rosas vendiendo cara la derrota. More recibía tras un rechace el cuero y en inmejorable posición dentro del área “ rojilla “ disparaba “ al muñeco “ cuando lo más factible habría sido alojar la pelota en la red de Nacho, meta ribarrojeño. La jugada volvía a desenterrar los viejos fantasmas de toda la temporada: los fallos ante la meta rival cuando lo tienes todo a favor para marcar. El crono no perdonaba pero las prisas había que dejarlas para los instantes finales y tocaba reponerse y seguir peleando. El Sporting lo ha hecho y no ha tardado mucho en volver a tener otra ocasión clarísima de empatar el duelo, esta vez en la persona de Pedro que había subido a rematar un golpe de castigo bien ejecutado por Nico Reyes al que no ha acertado a rematar el defensa solo ante el guardameta rival. La primera parte estaba llegando a su fin y los jugadores sportinguistas se veían capaces de todo. Nico Reyes volvía a recibir y esta vez optaba por intentar el disparo que finalmente le salía blandito y fácil de atrapar al meta Nacho. Estos tres mano a mano casi seguidos han dado ese ánimo a la grada, viendo posible el poder hacer daño a todo un Ribarroja, que ha recibido el pitido de retirada a vestuarios como agua de Mayo, pues se estaba viendo agobiado por el empuje requenense.

La reanudación ha traído un poco más de esperanza a esa afición tan sufrida este año, el Sporting ha seguido por los mismos derroteros sabedor de que tenía que dejarse todo en el campo en busca de ese empate que le diese vida, ya que su rival directo había conseguido en el día de ayer la victoria y eso le conminaba a sacar un punto por lo menos para seguir dependiendo de sí mismo. La derrota momentánea por la mínima le mantenía vivo y el Ribarroja trataba de jugar con eso, intentando salir a la contra con mucho peligro, no en vano las anteriores jornadas las había saldado con sendas goleadas. La dinamita “ rojilla “ estaba preparada y el cuadro sportinguista también lo sabía, aunque no le quedaba otra que seguir remando contra corriente. Eso de remar contra corriente se ha convertido en una costumbre para este equipo que estaba destinado a objetivos mucho más ambiciosos, pero la realidad de la competición les ha puesto en esta tesitura. Los de Javi Bera han peleado este segundo tiempo lo indecible ante un rival que se veía superior pero que no las tenía todas consigo. Pedro en una subida remataba de cabeza un saque desde la esquina pero lo hacía demasiado centrado y veía como el guardameta visitante lo atajaba sin apuros. Otra ocasión perdida y ya iban… demasiadas para un equipo necesitado de gol. Instantes más tarde Alvaro Salla, que había sustituido a Ion en la portería requenense, se lucía a tiro de Pablo despejando con la punta del guante a corner. A la salida de este saque de esquina llegaba el 0 – 2,minuto 82’ de partido, Lozano casi con la chepa enviaba el cuero al fondo de la red apuntillando al conjunto albinegro, y es que cuando uno está de dulce mete hasta lo menos claro pero lo mete, por algo lleva el chico 35 goles este curso. Parecía la definitiva pero no. Jorge, dos minutos después, llevaba la esperanza al cuadro requenense y a la grada al acortar distancias y meter otra vez al equipo en el partido con su diana. El Sporting se ha venido arriba y ha seguido sacando fuerzas de flaqueza para intentar la heróica, el Ribarroja respondía en una contra con un disparo al larguero de Dani. Aún así no se ha rendido el conjunto requenense pero ya le ha sido imposible debido a las pérdidas de tiempo de los jugadores ribereños y los continuos cambios realizados por su entrenador SanIsidro que sabía perfectamente lo que se estaba jugando su equipo. Mala pata sportinguista que se ha visto condenado a la derrota en un “ match “ en el que se jugaba parte de su vida en Preferente. Con los deberes sin hacer se queda el S. C. Requena que ahora si le toca depender de terceros. El Ribarroja por su parte aseguraba su objetivo sin tener que esperar a la última jornada, cosa que si tendrá que hacer el conjunto requenense muy a su pesar. Va a necesitar el transistor, pero lo más importante e imperioso será ganar y esperar…Pero sobre todo ganar en el último envite y como decimos esperar….Que haya suerte!!!La van a necesitar.

FICHA TÉCNICA

S.C. REQUENA: Ion (A. Salla, 45'), Madrid, Toni Hernández, Pedro, Pablo De Mingo (David, 84'), Mario Cubells, Pozuelo, Lionel, Nico Reyes, More (Marcos, 84'), Jorge.

RIBARROJA C.F: Nacho, Piñango, Champi, Fran (Crespo, 89'), Dani, Tello, Lozano, Jonas (Xavi Torres, 90'), Moya, Segarra (Pablo, 77'), Sinis (Agudo, 85').

GOLES: 0-1. Segarra (23'). 0-2. Lozano (82'). 1-2. Jorge (84').

ÁRBITRO: Jose Manuel Jordán Jorques. Estuvo ayudado en las bandas por los asistentes, Rubén Ortega Gil y Pablo García Calabuig. Sacó la tarjea amarilla a los locales, Mario Cubells (40'), Pedro (59') y a los visitantes, Jonás (66'), Fran (80'), Piñango (84').